Passar para o Conteúdo Principal

Logotipo Festival Musicas do Mundo Sines

24 julio - Lunes

Sines

Cantos de Cego (c) Miguel Prata

CANTOS DE CEGO DA GALIZA E PORTUGAL (PORTUGAL / GALICIA - ES)

Pátio das Artes

A ambos lados del río Miño, desde por lo menos la Edad Media, muchos ciegos se ganaban la vida cantando en ferias, romerías, mercados y en las principales calles de las grandes ciudades. Los temas eran los que el pueblo quería escuchar: crímenes, engaños, vidas de Santos, logros históricos... Este patrimonio, junto con la voluntad de recuperarlos, fue lo que unió a César Prata, cantante y multiinstrumentista portugués, y Ariel Ninas, acordeonista y folclorista gallego. Las canciones portuguesas llegaron a César Prata a través de la voz de cantantes aún vivos. Las canciones gallegas lo hicieron como resultado de la búsqueda en el cancionero. Tal vez debido a la mayor protección social de las personas invidentes en España, ya no hay ciegos cantando por las calles de Galicia.


Mike Love

MIKE LOVE (HAWÁI - EE. UU.)

Largo Poeta Bocage

"Nací en la isla de O'ahu, en Hawái. Soy primero padre, marido e hijo. Soy vegano. Soy espiritual, pero no religioso. Soy músico". Así se presenta Mike Love, una voz roots reggae en el Pacífico. Músico independiente en todos los sentidos de la palabra, ofrece más de 250 espectáculos por año. Graba en la misma casa que fundó. Sus letras son personales y comprometidas con las causas en las que cree, como el ambiente y los derechos de los animales. En la música, tiene influencias de la formación clásica que le dio una familia de músicos. Incluso hay rock en su reggae, una guitarra acústica que se expande por los giros del pedal eléctrico y que adquiere cuerpo de banda completa.


Makely Ka

MAKELY KA (BRASIL)

Centro de Artes de Sines - Auditório

Ha convivido con los indios del Parque Indígena de Xingu. Ha visitado Cabo Verde, Portugal y Galicia, en España. Ha hecho largas expediciones en bicicleta por Minas Gerais y Piauí. En su música, se pueden escuchar los ecos del movimiento de la Antropofagia (culturas indígenas, africanas y europeas imbuidas para hacer nacer algo nuevo). Su nombre es Makely Ka, compositor, cantante y guitarrista, que estará en Sines con su banda. Sus letras son reflexiones a partir del contacto con la realidad. Piensan en estos días de “tristes entrópicos”, donde todo tiende al desorden, donde el ser humano amenaza a su propio planeta. Pero también hay una luz de esperanza: la resistencia, la militancia, la gente corriente que se empeña en hacer algo diferente.


Coladera

COLADERA (BRASIL / PORTUGAL / CABO VERDE)

Centro de Artes de Sines - Auditório

Al principio estaban las guitarras. La guitarra brasileña del cantante y compositor del estado de Minas Gerais, Vítor Santana. Y la guitarra con fado y flamenco del compositor y guitarrista portugués João Pires. Unidos por una "idea de vida", más que por un proyecto musical, han recorrido el puente cultural que une la Península Ibérica con Sudamérica. Angola y Cabo Verde se convierten en escalas obligatorias y el dúo surge como refuerzo de la lengua portuguesa, con el percusionista y cantante Miroca Paris, natural de las islas de la morabeza. Un recorrido sonoro a través de la samba, el fado y los ritmos de Cabo Verde lundum, funaná, morna, batuque además de la coladeira, que dio nombre al grupo. Un anticipo en vivo del disco "La Dôtu Lado", que verá la luz en otoño.


Saul Williams (c) Geordie Wood

SAUL WILLIAMS (EE. UU.)

Largo Poeta Bocage

En algún lugar de Burundi, en un contenedor de material electrónico, alguien con el pseudónimo MartyrLoserKing controla un dron de forma remota. Ese dron vuela de una parte a otra del mundo, sobre el jardín de la Casa Blanca. Este hacker africano es el personaje principal del último disco de Saul Williams, poeta, actor, cantante y activista neoyorquino. Saul estuvo en Sines en 2016 invitado por David Murray. Ahora vuelve en 2017 con una actuación que trata de la hipermodernidad de las paradojas, en la que la alta tecnología convive con la pobreza más extrema, un mundo de contenedores de basura y smartphones relucientes. Un espectáculo en el que el flujo de la palabra dictará el curso y el sentido.