Passar para o Conteúdo Principal

Logotipo Festival Musicas do Mundo Sines

26 julio - Miércoles

Sines

Medeiros / Lucas (c) Nuno Carvalho

MEDEIROS / LUCAS (AZORES - PORTUGAL)

Centro de Artes de Sines - Auditório

"Andando con pies y manos, el cuerpo quiere ser vivido", se escucha en una de las canciones del álbum “Terra do Corpo” (Tierra del Cuerpo), de Medeiros / Lucas. Con textos de João Pedro Porto, es el segundo viaje discográfico que el compositor y guitarrista Pedro Lucas y el cantante Carlos Medeiros hacen juntos. El cuerpo que tiene hambre, el cuerpo que necesita otros cuerpos, el cuerpo sin el cual la pura racionalidad nada puede hacer, de ese cuerpo habla en estas historias. Medeiros y Lucas son de las Azores y la bruma de las islas se siente en los ambientes que crean. Pero la música que hacen es libre como el viento atlántico. Se hace a partir de tradición, de electrónica, de sátira, de lirismo y de una forma muy portuguesa de ser contemporáneo.


Cristina Branco (c) Vera Marmelo

CRISTINA BRANCO (PORTUGAL)

Castelo

Un disco de Cristina Branco es siempre una instantánea de la música portuguesa en todo su esplendor en el momento de su grabación. La cantante se rodea de una selección de poetas, compositores y músicos, y el resultado es la cohesión que le da a su voz y su sensibilidad. Así sucedió con "Menina", su álbum de 2016, en el que el sentir femenino es el leitmotiv. Cristina se subió a un escenario por primera vez en 1996, aún fascinada por el descubrimiento de Amália. Se convirtió en cantante de fados. Hoy su música toca todos los palos: blues, folk, jazz, pop alternativo, MPB. Tal vez en el futuro estas creaciones sean reconocidas como fados. O tal vez no. Solo importa la verdad de cada canción.


Metá Metá (c) José de Holanda

METÁ METÁ (BRASIL)

Av. Vasco da Gama

Un viaje a Marruecos impregnó su último disco, "MM3". Tocaron en la calle, jugaron con las escalas árabes, penetró el desierto en su música. Se llaman Metá Metá, que en lengua yoruba significa "tres al mismo tiempo". Los tres son Juçara Marçal (voz), Thiago França (saxofón) y Kiko Dinucci (guitarra). Son de São Paulo y realizan un camino por la música urbana con atajos afrobrasileños (candomblé de los pueblos yoruba, fon y bantu). También tocan paisajes de jazz, rock y, ahora, tierras de Marruecos, Mali, Níger y Etiopía. El sonido es oscuro, complejo, pero con ritmo de baile. La improvisación penetra en las estructuras acuáticas de las canciones.


Savina Yannatou (c) JL Diehl

SAVINA YANNATOU & PRIMAVERA EN SALONICO (GRECIA)

Castelo

A la ciudad de Tesalónica la llaman el "Jerusalén de los Balcanes". Por esta ciudad del norte de Grecia, con vistas al mar Egeo, han pasado pueblos muy diversos: judíos, turcos, eslavos del sur, armenios... Esta es también la ciudad del grupo Primavera en Salonico, que hace más de 20 años acompaña a Savina Yannatou en sus paseos por las músicas del Mediterráneo. Este proyecto sobre Tesalónica queda reflejado en el disco más reciente que han grabado juntos. Con arreglos de Kostas Vomvolos y la voz única de Savina, honran una tradición de tolerancia, un tiempo en el Mediterráneo Oriental en el que un cantante cristiano y un chazan judío se reunían en las tabernas para cantar juntos canciones profanas.


Richard Bona (c) Rebecca Meek

RICHARD BONA MANDEKAN CUBANO (CAMERÚN / CUBA)

Castelo

En los siglos XVII y XVIII, los cabildos eran enclaves de África en Cuba. En esa especie de asociaciones toleradas por las autoridades españolas, los esclavos podían reunirse, adorar a sus dioses y tocar su música. Es la herencia de los cabildos que rescata el disco "Heritage". Richard Bona, músico nacido en Camerún y afincado en EE. UU., se unió a la orquesta Mandekan Cubano para subrayar esta unión siamesa entre las culturas del África Occidental y América. Él, cantante y multiinstrumentista, uno de los mejores bajistas del mundo. Ellos, músicos de primer nivel al piano, trompeta, trombón y percusión. Jazz de todas las temperaturas dan unidad a la mezcla.


Den Sorte Skole (c) Kristoffer Juel Poulsen

DEN SORTE SKOLE (DINAMARCA)

Castelo

El último álbum de Simon Dokkedal y Martin Højland, dos productores de Copenhague, fue creado a partir de muestras de 350 discos. Su música, explican, "es realizada por una banda con miembros de más de 75 países (probablemente la banda con mayor diversidad del mundo) con un sonido mayor del de dos blancos tocando botones en un sámpler". Y así nació una sinfonía con baile en la que un gamelán de Bali se apoya en un sintetizador alemán. Junto a todo esto, una creencia: el futuro está en la interdependencia, no la del aislamiento de nuestro sonido sino la de la tierra donde tuvimos la suerte de nacer. Mucho más que un equipo de DJ, con imágenes del artista visual Dark Matters.


IE (c) Renaud de Foville

IFRIQIYYA ÉLECTRIQUE (FRANCIA / ITALIA / TUNÉZ)

Av. Vasco da Gama

Ya han estado en Sines más de una vez. Discretas presencias vestidas de negro, en escenarios y por la calle, bebiendo del sol de este confín europeo. François M. Cambuzat es francés y Gianna Greco es italiana, pero son sobre todo viajeros. Este año, nos traen los sonidos e imágenes del oasis de Tozeur, en el sur de Túnez, donde han conocido a los sacerdotes Banga que celebran el culto al santo sufí Sidi Marzûq. Con él van tres de ellos: Tarek Sultan, Yahia Chouchen y Youssef Ghazala. Música trance, donde las cuerdas y la electrónica europeas se combinan con la percusión, el cante y la danza tunecinos. Una ceremonia postindustrial transcendental, con vídeo filmado en el lugar.


La Mambanegra (c) Ximena Vasquez

LA MAMBANEGRA (COLOMBIA)

Av. Vasco da Gama

En 1933, un joven de Cali intenta emigrar a EE. UU., pero es capturado y lanzado al mar. Un pescador le salva y le lleva, inconsciente, a Cuba. La oferta de una flauta de ébano le recuerda el sueño americano. Finalmente, en Nueva York, funda una orquesta con el nombre de la flauta: La Mambanegra. Ahora en el siglo XXI, vuelve a existir una orquesta con el mismo nombre, liderada por el bisnieto de aquel hombre. Con el sombrero del bisabuelo en la cabeza, Jacobo Vélez dirige una de las mejores orquestas latinoamericanas de la nueva generación. Su música tiene su base en la salsa neoyorquina de los años 70, en la música jamaicana y en el hip hop. La Mambanegra muerde no para matar, sino para hacer bailar.