Passar para o Conteúdo Principal

Logotipo Festival Musicas do Mundo Sines

27 julio - Jueves

Sines

Maria Arnal i Marcel Bagés

MARIA ARNAL I MARCEL BAGÉS (CATALUÑA - ES)

Centro de Artes de Sines - Auditório

En 2016, se encontró en Burgos una fosa común de la Guerra Civil española donde yacían 45 cerebros y 1 corazón momificados. Este hallazgo y el silencio ensordecedor que trajo consigo inspiraron el álbum del debut de Maria Arnal y Marcel Bagés. Ella a la voz y él a la guitarra eléctrica forman el dúo inevitable del nuevo folk catalán. Hace tiempo que recorren los archivos sonoros de la Península Ibérica en busca de canciones que son el eco de gente como nosotros en tiempos que no es el nuestro. Esas canciones, a partir de la imagen y junto con composiciones originales, reflejan la vida cotidiana de cada época. Maria y Marcel ayudan así a iluminar la vida de nuestros días.


Tulegur (c) Yan Ting

TULEGUR (MONGOLIA INTERIOR - CHINA)

Castelo

Tulegur Ganzi vive en Pequín y le gusta Nirvana. Pero, por la noche, cuando cierra los ojos, lo que oye es el galopar de los caballos y lo que ve son los pastos de la Mongolia Interior que le vio nacer. A veces, bajo el traje tradicional, lleva una camiseta de una banda de rock duro. Y a partir de ese contraste se forja su identidad. En ella, las raíces son también una voluntad. Por ejemplo, el canto diafónico khommei lo descubrió en Pequín, ya que nunca lo había escuchado antes en su tierra natal. No es fácil catalogarlo: ¿rock étnico, tal vez? ¿O folk-rock mongol? ¿Puede que sea grunge de las estepas? Ese es también el desafío de este concierto, donde la tradición tiene su contrapunto urbano en una guitarra eléctrica y en la percusión de Zongcan.


ÌFÉ (c) Mariángel Gonzales

ÌFÉ (PORTO RICO)

Av. Vasco da Gama

Otura Mun abandonó el estado de Indiana en los años 90 porque consideraba que en EE. UU. viven en un sistema de castas raciales. En Puerto Rico, construyó una nueva identidad: aprendió español, profundizó en los lazos con la religión yoruba, de la que se hizo sacerdote. En el Caribe, se convirtió en lo que es hoy. Un músico que sabe más de rumba cubana de lo que sería habitual en un artista de lengua anglosajona. Y que sabe más de dancehall cantado en patois jamaicano de lo que podemos encontrar normalmente en los medios hispanos. A la escucha siempre de la mejor música electrónica procedente del Reino Unido y de los ritmos y palabras sagradas de su religión, ÌFÉ es la suma de todo esto: música de danza lenta, caliente y espiritual.


Mercedes Peón (c) Bartek Muracki

MERCEDES PEÓN (GALICIA - ES)

Castelo

La herencia musical gallega ha sido de su interés desde adolescente. Ha recorrido aldeas en su búsqueda. Ha grabado discos con ella, la ha enseñado, la ha divulgado en televisión. Gaitera, percusionista y cantante, se ha convertido en "el rostro" de la música gallega de raíz tradicional. Hasta que esa imagen comenzó a parecerse a una camisa de fuerza. Y sintió que tenía más para dar que reinterpretar la tradición. Comenzó así con la composición original, a trabajar material electroacústico, a ser todavía más autónoma en el escenario. Pero ser más Mercedes en la música que hacía no significó romper su conexión. Para poder hacer el disco que lanzará en otoño, visitó los astilleros navales de Ferrol para grabar los sonidos de las máquinas y las voces de las personas.


Emicida (c) José de Holanda

EMICIDA (BRASIL)

Castelo

Crisis por todos lados: en América, en Europa, en Brasil. Leandro Roque de Oliveira no se deja impresionar: "Para los negros siempre ha habido crisis". Nacido en los suburbios de São Paulo hace poco más de 30 años, Leandro es Emicida, rostro del hip hop brasileño. En sus palabras, rima toda la complejidad de ser joven y negro en el Brasil actual, un país que no asume su "pasado esclavista", en el que los ricos miraban a los pobres como "piezas de repuesto, para lavar sus cuartos de baño". Se estrena en Sines con el disco "Sobre Crianças, Quadris, Pesadelos y Lições de Casa...", concebido en un viaje a Angola y Cabo Verde. Es en África donde busca siempre inspiración y autoestima.


A-WA (c) Hassan Hajjaj

A-WA (ISRAEL / YEMEN)

Castelo

Esta historia comienza en 1949, con dos adolescentes judíos árabes que llegan de Yemen al recién formado estado de Israel. Son los abuelos de Tair, Liron y Tagel Haim, tres niñas que crecerán en el valle de Aravá, entre montañas y cabras. Durante sus visitas a los abuelos, aprenden el dialecto y el folclore yemeníes. En los días en su "casa de la pradera", descubren a Pink Floyd y Deep Purple en vinilos robados a sus padres. En los años 90, la MTV les abre la ventana del pop. Tomer Yosef (Balkan Beat Box), también con raíces yemeníes, les produce el disco de su estreno, "Habib Galbi", música de baile con biografía. Son un fenómeno global de la música de Oriente Medio.


Aurelio

AURELIO (GARIFUNA - HONDURAS)

Av. Vasco da Gama

Con la muerte del beliceño Andy Palacio, en 2008, le tocó al hondureño Aurelio Martínez recoger el testigo de la música garifuna en el mundo. La etnia garifuna desciende de africanos y aborígenes caribeños y arawak. Son un pueblo mestizo que la historia colonial diseminó por el istmo centroamericano. Aurelio canta, compone y toca las guitarras y percusiones en las que se fundamenta el estilo musical emblema de los garifuna: el paranda. Para celebrar sus 30 años de carrera, acaba de grabar un álbum con la compañía editora de Peter Gabriel. Ese disco, "Darandi", se escuchará en el escenario durante este concierto. Una selección de clásicos para bailar al son de lo mejor que los garifuna tienen que ofrecer a la música.


Romperayo

ROMPERAYO (COLOMBIA)

Av. Vasco da Gama

En los vinilos de todas las rotaciones se encuentra la historia de la música colombiana. En esa historia escrita en máquinas analógicas, existen dos décadas prodigiosas: los años 60 y 70. Décadas del s. XX que Romperayo nos trae a la segunda década del s. XXI. Su música es psicotropical y se hace a partir de un sinfín de ingredientes vintage: cumbias colombianas y peruanas, sonidos afrocaribeños, afropop, afrobeat. La electrónica y la atemporalidad psicodélica hacen del ayer un aquí y ahora. Juan Manuel Toro está a los sámpleres y teclados, Jhon Socha al bajo y Guillo Cros a la guitarra eléctrica. En la batería y percusiones, Pedro Ojeda. Él es quien dirige el ritmo y se encarga de la conexión con la tierra.